Ella tenía su capa de súper mujer.

– No, no quiero el puesto. La taza de café se deslizó de su mano y cayó en caída libre al suelo. La mirada estaba